Archivo | febrero, 2014

El mundo se divide en

28 Feb

El mundo se divide en dos clases de persona. Las que salen de día. Y las que salen de noche. Robin y yo nos hemos reinventado y ahora salimos con la luz del sol. Más de tranquis, ya tú sabes, por aprovechar los findes. Apoyada en la barra del Jaica, le estoy dando la típica brasa de me he hecho mayor y pretendo demostrar que ahora molo más a una compañera de trabajo de Robin. Ella me mira con la ceja levantada, mientras piensa estás vieja y punto. Se entromete en la conversación un modernillo de pacotilla (provincia de León), cuando de pronto le empujan y me tira la cerveza por encima.
Te está tirando la caña, Jess?
Tranqui Robin desconecta el modo hetero. El sucedáneo de leñador canadiense es inofensivo. Estamos de vermuting. Y es que somos carne de cañón de las modas ER y no es que nos molen los expedientes de regulación, sino que ejercemos de runners, bloggers, igers y vermuters. No se le puede pedir más a esta vida. ¿Me equivoco?

Pues yo creo que el mundo se divide en dos clases de persona, dice el neo-hipster que pretende aleccionarnos, los que ven Nymphomaniac y ven culos y penes y los que ven Nymphomaniac y ven expresadas las inquietudes sexuales de una sociedad postmoderna al ritmo del cine europeo de Lars Van Trier. Pedante no, lo siguiente, o sea pedorro. Puedes retirarte pienso, pero no lo digo. Robin directamente dice y no se lo piensa.

Mira tío, si lo que quieres es ilustrarnos, mejor nos dibujas. Ahora vuélvete a tu comuna, Amish.

Al chaval lo dejamos a cuadros y no solo por el estampado de la camisa que lleva, sino porque acaba de entrar Salinas a buscarnos para llevarnos al siguiente bar. Julio es un tipo serio pero buen guía de copas. Esta vez tiene prisa, así que nos dibuja el recorrido en un mapa de la Barceloneta y acto seguido nos despide. Id con prudencia, chicos. Y eso hacemos, que Pruden es la chica que lleva el bote, salvavidas, porque te paga el vermut cuando estás muriendo de sed.

gothammap1

El mundo se divide en dos clases de personas. Las que van al Absenta y se echan unas cañas y las que van al Absenta y las echan porque no paran de gritar somos la caña. Y eso es lo que nos pasa. Y aunque a mucha honra, nos vemos en la calle. Cual vulgares delincuentes.

Momento de iluminación de un vermuteur amateur Tranquilos chicos, vayamos a la Leo. Allí bebemos leche de pantera, de tigre y de todo tipo de felino. Aliñada con miles de millones de kilos de canela. Un calentamiento global pal cuerpo que hace que aceleremos 5 años el cambio climático del planeta. Si, en ese momento, el modernillo del tres al cuarto nos llega a poner el trailer de Nymphomaniac vol.2, salimos todos por los aires.

Para bajar unas décimas decidimos tomarnos lo que Robin llama versión cubana del ibuprofeno: el paracetamol.

Topamos con Sor Rita que nos canta las 40 principales y nos pone las cartas sobre la mesa. Y ahora elegid las tapas que queráis o largaros a liarla a otra parte.

Vamos de bar en peor. Y es que hemos salido de día, empalmado con la noche y vuelto a ver amanecer. Llevamos más de 21 horas bebiendo y 17 bares entre el pecho y la falda. El Guiness está ahí, ahí.

Y a esas horas, el mundo ya sólo se puede dividir en dos clases de personas. Las que dicen pues yo ahora un bocata de lomo con queso, me lo comía. Y las que ya no dicen ni mú pero, por solidaridad etílica, también se lo comen.

trae pan

Mientras lo degustamos, el momento de iluminación lo sufro yo y reformulo la primera y última reflexión que recuerdo de ese día/noche/día.

¿Sabéis qué me parece? Que el mundo se divide en dos clases de persona. Las que salen de día. Y las que salen de noche.

Y luego, estamos nosotros.

Anuncios

San Ballantine’s Day

14 Feb

Jess, corazón ¿tienes plan para esta noche?
Todavía no, amor.

Qué extraño, yo nunca me he dirigido a Robin como “amor”. Él a mí como “Corazón”, aún menos.

Cariño ¿quieres tostadas?
No, ya he desayunado honey. Me voy a la ducha, vida.

De pronto suena una música, chan, chan-chan, chan-chan-chan-chan-chaaaan. Robin se pone de pie sobre el sofá… Summer lovin’ had me a blast. A mí me sale sola la respuesta summer lovin’, happened so fast.
Réplica de Robin I met a girl crazy for me y yo camino a la ducha I met a boy, cute as can be. Al unísono summer days driftin’ away, to uh-oh those summer nights
Y los vecinos: Tell me more, tell me more, did you get very far?
Y las vecinas: Tell me more, tell me more, like, does he have a car?
aha, turu, aha, turu, aha, turu, aha…


Con este último aha, decido tirar para la ducha con más cara de contrariedad que la de Johnny Depp en Eduardo manostijeras. Y justo en el pasillo, la clave de todo. Miro el calendario, hoy es San Valentine’s day. Ya no me acordaba de lo que nos pasa a Robin y a mí este día. Nos comportamos como dos par de pastelosos-edulcorados-y-pegajosos enamorados.

Achís.
Jesús.
Gracias.

Como sigo siendo alérgica al amor me doy un atracón con todos los antihistamínicos y aerosoles y rezo para que estas 24horas pasen lo más rápido posible y por diós, que no traigan consecuencias. Que los enamorados pierden el norte y podrían hacer cualquier cosa. Las grandes locuras se hacen por amor. Amor de destrucción masiva. Cuántas víctimas se ha cobrado el tedoymicorazón. El eje del mal lo deberían formar Siria, Libia, Corea del Norte y el Amor.

muñequita

Robin, tesoro, este año tenemos que cambiar las cosas.
Jess, preciosa de mi vida, Batman para quitarme tanta dulzura me solía pegar un bofetón.
Robin, pichoncito mío,  Batman SIEMPRE te solía pegar un bofetón.

batman vallentin

Búsquemos algo más efectivo.

Y por una vez en la vida, resulta fácil. Muerto el perro, muerta la rabia. Muerto Cupido, muerto San Valentine’s day. En el insti era el pringado de clase. A ninguno nos caía bien. Maldito niño rubio armado.

Miro a Robin y con voz dulce de recién casados en su luna de miel, le digo. Matémosle, bomboncito.
Sí, cielo me dice él con mirada de eres el sol que me ilumina. 

Robin y yo reímos por dentro, malvadas carcajadas que se nos generan en el alma y que no pueden ver la luz porque el ambiente pasteloso de San Valentine’s day las bloquea porque son malvadas, pero ahí están, en nuestras mentes.

Sabemos quién es el candidato ideal para este trabajito. Se lo encargaremos al Pingüino. Ese ser extraño, feo y frío. A ese no le afecta nada. Mataría a su madre por una lata de sardinas en escabeche. Nunca entenderé porque le gusta tanto el escabeche. Es asqueroso y apesta, como él.

Un queparezcaunaccidente y caso resuelto.

cupido muerto

Pero, como en todo buen post, algo se tuerce y el Pingüino se enamora de Cupido. Y se presentan juntos en nuestro salón. Los 4 sentaditos mirándonos a los ojos en silencio. Ahora miro a Cupido. Ahora miro a Robin. Ahora miro al Pingüino. Ahora vuelvo a mirar a Robin. Vuelvo a mirar a Cupido… Tras 15 minutos así, el Pingüino se decide a hablar.

Chicos, estamos enamorados. Cuando he llegado a su oficina, él se ha rascado los genitales y ha escupido. Enseguida he pensado ese es cupido, ese es mi hombre.

Me pongo las manos en la cabeza. ¡A mí esto me supera tíos! Y tú deja de escupir en mi suelo, rubito con pañales. Te voy a dar la última oportunidad, fugaros lejos y no volváis nunca. Jamas. De los jamases.

Salen corriendo. No creo que volvamos a verlos. ¡Qué descanso!

Una vez solos, Robin me pregunta Y a partir de ahora ¿qué vamos a celebrar el 14 de febrero, Jess?
Qué alivio oir Jess y no caramelito mío. Creía que me volvería diabética si seguíamos así.

El debate se abre en mi cabeza, seguir o no seguir celebrando algo el 14 de febrero, y si seguimos, ¿qué celebraremos? Yo ya he aprendido que las decisiones importantes hay que tomarlas como las copas, en los bares, así que le respondo…
De momento vayamos a tomarnos la penúltima.
Algo se nos ocurrirá, creéme.

San Ballantines day

Una fiesta muy party-cular

7 Feb

¡Mierda otra vez! Voy a llegar tarde a la fiesta de Robin. Tengo la costumbre de llegar tarde a todas parties.

Robin siempre me ha odiado por ello. Más aún después de mi beso con Batman. Voy a redimir mi pecado haciendo que celebre su cumpleaños como nunca antes: con una super fiesta sorpresa. Villanos, Superhéroes y compañeros de curro. Todos invitados.

Yo por mi party me enfundo en un minúsculo vestido con un escote de escándalo. ¿Cómo puede sentarme tan bien algo que me impide hacer precisamente eso? Si se me cae algo al suelo, ahí se tendrá que quedar, porque con este outfit lo de agacharme no va a poder ser. Me planteo si siendo consciente de mi error con Batman, mi vestido es un intento de que, al menos, algo sea justo esa noche.

Sea como sea, si así vestida no pillo con alguien, el resfriado es mío. Asegurado.

vestido batman

Amablemente me pasa a recoger el Duende Verde que, recién operado de apendicitis, ha pasado de verde lima a verde limón y está menos ácido.

Vestida como el vivo retrato del hashtag #golfas, corremos hacia el Sonotek, el bar donde he convocado al personal para darle la sorpresa a Robin.

Al llegar somos 4 gatos, literalmente, porque han venido Catwoman y sus trillizas. Poco a poco, el local se peta.
Tío aquí ya no se cabe.
¡Eso, eso, que esto no se acabe!
Buff lo que acabamos es de empezar y el Duende Verde ya no carbura. Normal, va con un chupito de tequila por mano y pidiendo ¿Perdona belleza tienes salero? Incorregible.

En milésimas de segundo aparece Robin por la puerta, va con el Joker, mi querido cómplice, que lo ha entretenido en el bar “la habana vieja” y consecuentemente vienen como una cuba.

Felicidadeeeeessss. Flash. Foto. Flash. Foto. Flash. Foto.

peter1

Robin pone cara de sorpresa.
Cara de emoción.
Cara de noentiendonada.
Cara de quiéncoñosois.
Cara dequéestápasandotío.
Cara de mevieneunarcada.
Cara de dondestaelbaño.
Cara de rápido.

Por suerte, Mafalda y el hada hawaiana, interpretan esa expresión y me avisan para que vaya al retrete en el que está Robin dándolo todo.
Detrás de mí viene Superman, aunque Robin no se ha percatado aún de su presencia.

¿Robin te encuentras bien?
Jess estoy Superman, el último chupito de jager me ha matado.
Robin has dicho Superm…

De pronto, pasa fugaz una capa y unas orejitas negras. Morpheo no puede ser, me ha escrito desde Salou, está pasando el finde en Portaventura. OMG. ¿En serio? ¡Maldita rata alada! ¡Siempre tiene que aparecer! Batman acaba de pasar hacia el baño del bar.
El jocker me mira, ¿Pero quién le ha invitado? Hay que impedir que Robin se dé cuenta y lo vea.

Le coge de la cara y le da un beso. Robin lo flipa en colores (en morado, verde y amarillo, para ser exactos) Soluciones Joker Style.

beso

El personal se une a la iniciativa iniciada. Peter Parker le planta otro beso en todos los morros. Robin se queda parado.
Las Super nenas, una detrás de otra, también le besan. Nivel de autoestima subiendo.
Incluso el tigre del pelo a lo afro, Captain América y Lobezno, disfrazado de Pablo Motos, se acercan para besarle.

labios captain america

Delante de Robin se forma más cola que en el inem, i nem bé, porque Robin se siente irresistible y cuando le toca el turno a Superman le da el beso con lengua más largo de la historia del Sonotek.

labios superman

Me doy cuenta del error. Los increíbles me lo confirman. Jess, ¿no te enteraste del enganche de Robin con Clark? ¿De los Kleneex que llegó a gastar? ¿Del juicio pendiente con Batman? ¡Pensábamos que nunca más se volverían a ver!

kleneex

¿Qué? ¿Por qué no estaba al corriente de toda esa historia? Soy su mejor amiga.
Robin no quiso airearla, fue todo un escándalo, la ghotam que colmó el vaso.
¡Joder y yo los he vuelto a juntar! Me dejo caer en una silla desesperada. ¡¡¡Crashhhh!!! ¡¡¡Noooooooo!!! Mierda, mierda, mierda, llevo el tanga al aire.

Para variar, la situación se nos ha ido de madre. De madre a otro familiar, porque es la hermana de Superman quien se me acerca y me suelta la bomba la culpa de todo esto la tienes tú, Jess, siempre la lías deberías estarte quietecita.

Pierdo los papeles además de la verguenza y le grito ¡No te dirijas a mí nunca más! No lleva su capa y yo no la he invitado así que meto el dedito en la llaga ¡No estás capa-citada para decirme lo que tengo qué hacer! Despierto a la fiera. Nos empezamos a tirar de los pelos, yo de la ponytail, ella del moño boom. Obviamente lo teníamos pendiente, viene de lejos, del planeta Krypton para ser exactos. Quién me mandaría a mí irme de erasmus a ese puto planeta, teniendo Brighton, Lisboa o Milán.

Se gira y me lanza un trozo de la pizza que hace un rato ha traído el motorista fantasma. Al pobre la crisis y el desempleo le han obligado a coger un contrato basura en Dominos, la parte buena, además de la que tiene más queso, es que lo vemos cada vez que hacemos un pedido a domicilio.

batpizza

Semidesnuda, con el rimel corrido y pepperoni en el pelo, no pienso discutir más. Ya he tenido suficiente. Yo me voy. Versionando a Dorian, a cualquier otra party.

Cojo el abrigo y un trozo de la pizza que tengo pegada en el hombro, le pego un bocado y mientras mastico, con la boca llena le digo a la superhermana.

¿Sabes cuál es la diferencia entre esta pizza y tu consejo?
¡Que la pizza la he pedido!

Portazo y se acabó.

145766_340.jpg

Teledrama de Robin

3 Feb

Eso es lo que me esperaba cuando he recibido la nota de Robin desde Jordania.
Nada más lejos de la realidad. Yo y mi maldita manía de preocuparme por el delgaducho ser con mallas. Ya debería haber aprendido que vive en los mundos de Robin y que, incluso siendo víctima de un secuestro aéreo, se lo iba a pasar de puta madre.

Es lo que tiene haberse criado los veranos con Catwoman, que tienes 7 vidas y si encima siempre caes de pie, ve sumando.

telegrama 1

telegrama2