Archivo | octubre, 2013

Fatal terror

31 Oct

Me paso la vida rodeada de fantasmas y payasos y esta última semana ha sido de miedo, ergo para mí Halloween es pura rutina. Pero sé que a Robin le hace ilusión celebrarlo yendo a una fiesta de acojone. Me quedo muerta al ver los “must” de la noche: Ser feo, malo y zombie. De ésta a la tumba. Matemos el tema.

De pronto, Robin entra en mi habitación con sus mallas naranjas (susto) y se trae algo entre manos (muerte).

calabaza batman

¡¡Jess, esta noche les daremos calabazas a todos, incluido Batman!!

Lo consigue de nuevo, me arranca una sonrisa y mirándole a los ojos chillo: ¡¡Qué coño, sííííííííí!! ¡¡Nos lo vamos a pasar de muerte!!

¡¡Feliz Halloween gente, que esta noche no acabe…
con todos nosotros!! ;-P

 

Anuncios

Menos risas, soldado.

29 Oct

Robin ha encontrado un curro. En casa se aburre y nos tiene a todos hasta el gorro. Que salga y se airee. Le irá bien.

Cuando le han llamado de la agencia de publicidad para decirle que empezaba al día siguiente, me ha hecho el baile de Tom Cruise en Risky Business. Vaya comienzo.

Sus 2 carreras, 3 masters, 5 idiomas y las prácticas en Gotham, le han dado la oportunidad de acceder a un puesto de becario, eso sí, ahora tiene que demostrar que sabe hacer un expreso como diós manda. La vida del becario es así. Dura. Muy dura. Siempre demostrando.

Cuando ha llegado, se le ha acercado su nueva jefa, Chantal. Chantal grita. Claro que grita. Las jefas como Chantal siempre gritan. Y además es feminista. Odia a cualquier ser con el gen XY, es decir, que sea cromosómicamente macho.

Tú debes ser el nuevo, estás en mi equipo. Ni me caes, ni me caerás bien. Que te quede bien clarito. Solo he aceptado porque llevas unas mallas de lycra estupendas ¿Son del Primark? Mañana a las 9 a.m. quiero unas en mi mesa. Hazte a la idea.
Buff… El diablo viste de malla.

el diablo se viste de prada

Cuando se ha sentado en la que será su mesa, le han presentado a la señora de delante. Se llama Mari y tiene un trasero tremendamente grande. Se pasa el día canturreando, lleva botas y un paraguas colgando del brazo. ¿Mari la pompins? De qué me sonará a mí ese nombre.

mary-poppins

Al otro lado, el jefe de proyectos. Un americano, ex marine, veterano del Vietnam que se dirige a los diseñadores como soldados.

De pronto a Robin le ha llegado un whats de grupo y ha soltado una carcajada. Algo sobre un coulant de chocolate. Vaya marrón.

Shhhh. Shhhh. Por favor, deja de hacer eso, no nos está permitido reír, el que lo hace sufre severos castigos me ha susurrado un chico pálido y de ojos saltones. Yo sonreí una vez y me obligaron a jugar al jpg ruso. Por turnos te hacen abrir archivos en el Photoshop, hasta que uno colapsa el equipo y explota todo. Entonces te toca hacer de nuevo todos los diseños del último trimestre… Sin acabar la frase, se ha echado a llorar, temblaba y Robin le ha abrazado.

Es mi primer amigo en la agencia, Jess. Se llama Christopher, Christopher Walken.

christopher-walken

Un momento, Robin, ¿no hay algo raro en todo esto?

Mientras yo sigo dando vueltas al tema, tumbado en el sofá, Robin medita sobre su primer día en la agencia.
Jess, no sé si quiero volver. He visto funerarias en las que se divierten más. 

De pronto, me ilumino.
¡Lo tengo, Robin! No puedes dejarlo ¿No te das cuenta?

¡Tienes un trabajo de película!

Robin is not Spain

21 Oct

Es catalán y medio marciano. Lo cual hace que en las Vegas se sienta como en casa. Le ha tocado compartir habitación con Britney. Por la mañana, se cambia las mallas de dormir por las de vestir y baja a desayunar a lo reinona sexy con la coreo de Womanizer you you you are, you you you are.

Cumple su máxima que dicta que de un buffet libre hay que salir con arcadas. Con la boca aún llena se va al casino a jugársela.

Jess, no te lo vas a creer he ganado 36$
¡Great Robin! ¿Y cuánto te has gastado?
Solo 3.562$

Pabernosmatao.

Por lo visto, allí se juntó con unos portugueses y pasó la mejor noche de su vida. Me lo cuenta, aunque yo, para variar, hubiera preferido no saberlo.
Nos compramos 36 latas de cerveza y una bolsita de marihuana que resultó ser orégano del New Yorker pizza. Un hombre, apostó 10$ a que no cruzábamos Las Vegas Boulevard desnudos. Y ganamos. Invertí ese dinero en llegar a Fremont Street, fuimos solos, Cage nos dejó tirados, Nicolas es así, un impresentable. Allí me tatué el perfil de la cara de Elvis en una nalga y el de Marilyn en la otra y mira, ves, cuando hago así se besan.

¡Diós mío Robin, súbete las mayas! ¡Joder yo no he pedido ver eso, tío!

Según me cuenta, en Las Vegas todos son estupendos y solo juegan, beben, fuman y van a fiestas con dresscode. Están todos locos y viven en una luz perpetua, al principio creí que me daba un ataque epiléptico, pero no, eran los efectos del neón 24h más la fumada de orégano.
Pienso en mi madre, en aquello de sino estáis en el pasillo apagad la luz. Y me colapso. Pero Robin no, Robin se integra perfectamente en aquel planeta y lo da todo.

De pronto, me acuerdo de algo.
Oye Robin ¿Y el Churri que llevaste?
¡Ah lo perdí! Desapareció el primer día en la Pool Party. La última vez que lo vieron estaba en el Área 51 buscando el rastro de un objeto volador no identificado. Yo sigo pensando que era aquel frisbee que tiró David Copperfield con el subidón. Además he pasado los días con Calvin.
¿Calvin? ¿Qué Calvin? ¡Dime que no era Calvin Harris!
Creo que sí, él dice que es Dj aunque yo creo que lo que tiene es una cuenta Premium de Spotify.

Nunca entenderé como conoce siempre a todos los famosos, pero no se lo pregunto, porque aún no estoy preparada para escuchar la respuesta.

Robin, ¿se puede saber que buscas en ese armario?
Todas las luces que tenemos de Navidad.
¿Para?
Me mira con cara de tú eres imbécil o qué. Jess, vengo de Las Vegas ¿cómo pretendes que consiga dormirme esta noche? ¿A oscuras?

Vale. Suficiente por hoy.

¡Buenas noches, Robin!
¡Buenas noches, Jess!

¡Buenas noches, Las Vegas!

las-vegas-strip

Monogamia no, gracias.

9 Oct

Robin nunca fue chico de un solo hombre. Captain America, Superman, Hulk y hasta la mujer maravilla habían pasado por su cama. Él desmintió lo de “maravilla”, fue el primero en hablar de la bisexualidad de Ironman y se atrevió a referirse a Thor como “esa musculoca resentida”.

Pero lo cierto era que Robin, o la zorrita de Gotham, como se le conocía entre los súper héroes, nunca se marchó de una fiesta sin compañía. Luego llegó ese Batman y todo fue distinto. Por él renunció a su pasado. Incluso a aquel ménage à trois con Catwoman y Lobezno el día que se pusieron tan ciegos. ¿Gatitos y perritos en una misma cama? ¿Qué clase de loco renunciaría a algo así de animal?

Robin lo hizo.

Lo hizo por el caballero de abdominales definidas, porte galán y reputación intachable. ¡Maldito murciélago!

beso batman y robin

Se trasladó con él a la baticueva y ese fue el principio del fin.  ¿Qué esperaba de mí? Si allí ni siquiera pillaba 3G. Soy un animal social. Me tenía sin actualizar las redes, sin publicar en tumblr, sin repinear fotos, sin Grindr, por diós me oyes, SIN GRINDR. La baticueva apestaba.

Además Batman se volvió adicto a los ansiolíticos y al canal Divinity. Luego se compró la Play y empezó a jugar al GTA. Acabó convertido en un celoso vengativo.

Le dije que lo mío con Superman había acabado, pero no me quiso escuchar. El resto de la historia ya lo sabes. Tuve que marcharme.

Superman y Batman

Miro a Robin y lo veo como a un superviviente de la vida moderna. Va con sus mallas de estampado print animal. Ha quedado con Laura Hayden para ir a la fiesta presentación de la nueva colección de h&m. Todo tan, tan cool que me dan arcadas y tengo que echar mano del Primperan 10mg solución oral. Pero no me soluciona nada y Robin me pregunta:

¿Te vienes a la fiesta, Jess?
Yo lo miro perpleja ¿Un montón de modelos de aspecto yonkienfermizo, con jeans rotos y rodeándome entre montones de complementos tirados por todas partes?
¡Sí! ¿No es genial?
Yo paso.
No pienso vivir un episodio de Walking Dead en primera persona.

Tres horas más tarde ha vuelto Robin montando el escándalo al entrar por la puerta.
¿Sabes qué, Jess? ¡Tengo un nuevo churri!
¿Y sabes lo mejor? ¡El viernes me voy a Las Vegas con él!

Gallina de piel y sorbo de Primperan.
Cheers.

Mamá, quiero ser hipster.

1 Oct

Me he puesto las manos en la cabeza cuando he escuchado decir eso a Robin. Hablaba por teléfono con su madre desde el baño. Cuando ha salido por poco me da un síncope.

¿Robin qué coño te has hecho en la cara?

ANUNCIO BRAUN

¡Voy a ser hipster! Haz las maletas, nos vamos al FIZ.

Como vienen Citizens, Dorian, Fatboy Slim y Zombie kids y sobretodo, como paga él, me apunto. Ser ex assistant de súper héroe es lo más. Un gran poder conlleva una gran pensión vitalicia. O eso dicen Robin y el abogado que le está llevando el caso.

Tras dos horas de tren llegamos a Zaragoza. Saludamos a la Pili, nos rompen unos huevos y nos tomamos tres vinos, un gelocatil, cinco litros de cerveza, un ibuprofeno 600 y dos Bacardí cola. Después de eso, somos inmortales.

En la cola para entrar, conocemos a Super Mario Bros. El auténtico. Está desmejorado. Se nota que ha dado un bajón. Vive a caballo entre Amsterdam y Zaragoza y vende setas alucinógenas en los festis hipsters. Recuerda cuando se dedicaba a saltar cajas para tirarse a la princesa… ¿Qué francesa? Salta un maño que por su look parece de la izquierda abertzale y que por lo visto, es íntimo de Thom Rhoades, el guitarrista gay de Citizens. ¿Tienes un piti, nena? Mientras busco mi Marlboro light, al maño, al moña y a mí, casi nos atropella un carrito de minusválido que vende lotería de Navidad al ritmo de un vals que suena en su radiocasete. Subido detrás Fatboy Slim va repartiendo flyers de un after. Yo le compro un número al minusválido y me siento en una película de Almodóvar… y entonces eufórica grito al aire Peeeeedrooooo…

Dentro, somos carne de photocall. Dos azafatas nos abordan para el concurso “Total Look Hipster”. Yo les suelto: Voy con un tío que lleva mallas y capa a conjunto, no me jodáis, gano seguro. Pero en Zaragoza está todo amañao. Y no ganamos. Y Robin liga con la más alta del local. Y yo con el de la izquierda abertzale.

De pronto, un láser me ilumina y como no entiendo nada de lo que está pasando, me da por acordarme de Tom Clancy cuando en aquella ocasión le preguntaron: ¿Cuál es la diferencia entre la realidad y la ficción?

Y él contestó: Que la ficción tiene mayor sentido.

Palabra de hipster. Amén.